jueves, 17 de enero de 2019

7 maneras en que las apps para cuidar la salud pueden perjudicarte

La salud digital es un gran negocio. Pero también despierta muchas dudas.

Ilustración de salud.Consiste en utilizar la tecnología para ayudar a prestar asistencia sanitaria. Incluye, entre otras cosas, las aplicaciones de salud y los microchips implantados.

Se espera que en 2024 el mercado de la salud digital tenga un valor de US$379.000 millones en todo el mundo, un salto más que considerable comparado con su valor en 2017: US$71.000 millones, según la consultora Global Market Insights.

Pero esta notable expansión también ha causado preocupación: ¿podría la tecnología que promete mejorar la vida de los usuarios usarse en su contra?

Se estima que en Google Play y Apple Store hay más de 200.000 aplicaciones de salud disponibles.

"A través de sensores, dispositivos de rastreo y otras herramientas de recolección de datos, podemos identificar tendencias, anomalías u otros factores ambientales o físicos que podrían afectar la forma en que tratamos y gestionamos las enfermedades, y en última instancia, mejorar la vida de las personas", afirma John Bardi, vicepresidente de desarrollo de negocios de medicina digital de la compañía farmacéutica Otsuka.

"Pero esa promesa conlleva una enorme responsabilidad".

Las dudas van desde la ética hasta la seguridad de los datos. Pero, ¿cómo podrían perjudicarte estas aplicaciones?

1. Podrías terminar pagando más por tu seguro de vida

En septiembre pasado John Hancock, una de las compañías de seguros más grandes y antiguas de América del Norte, causó un gran revuelo.

La compañía anunció que a partir de ahora trabajaría solo con pólizas "interactivas", que controlan la condición física y los datos de salud a través de dispositivos wearable (los que se incorporan a la ropa, por ejemplo) y teléfonos inteligentes.

Explicaron que recompensarían a los clientes que llevaban estilos de vida más saludables con descuentos y obsequios. Se basaron en estadísticas que muestran que los titulares de pólizas interactivas viven entre 13 y 21 años más que otras personas aseguradas.

Pero algunos expertos en seguros advirtieron de que esta decisión podría hacer que las aseguradoras utilizaran los datos obtenidos para castigar a los clientes que no cumplieran con los objetivos, e incluso cobrar más a aquellos que optan por las pólizas interactivas.

Sin embargo, la compañía aseguró que lo que impulsó las pólizas interactivas obligatorias fue la demanda de los clientes: el uso del seguimiento de datos sobre salud había aumentado más del 700% en los últimos tres años, según ellos.

"Durante siglos, el modelo de seguros proporcionó protección financiera a las familias después de la muerte, sin mejorar la calidad de vida", afirmó Marianne Harrison, presidenta y CEO de John Hancock, en un comunicado.

"Creemos que las aseguradoras deben preocuparse por el tiempo y la calidad de vida de sus clientes. Con esta decisión, nos sentimos orgullosos de convertirnos en la única compañía de seguros de vida de EE.UU. que se basa exclusivamente en la salud según los hábitos de vida y deje atrás la antigua forma de hacer negocios".

2. Tu dispositivo podría estar espiándote

Millones de personas con problemas respiratorios como la apnea del sueño utilizan unas máquinas que son costosas y que los sistemas de salud pública no necesariamente suministran.

En noviembre, una investigación realizada por la radio estadounidense NPR descubrió que algunas compañías de seguros de salud proporcionaban estas máquinas interactivas a los pacientes para que les enviaran datos del uso que hacían de ellas. Así, eventualmente podían negar la cobertura a usuarios que no cumpliesen con los requisitos.

Pero el especialista en datos alemán Christian Bennefeld advierte de que a las empresas no les hace falta llegar a esos extremos para monitorear a las personas.

Un estudio realizado por su compañía, eBlocker, descubrió que los sitios web de la industria de la salud ya espían la actividad de navegación de los clientes gracias a los programas de seguimiento de internet.

"El problema es que muchos usuarios no saben que esta información es monitoreada, incluso cuando consultan un sitio web médico en busca de consejo y realizan una búsqueda de términos como cáncer, por ejemplo", dijo Bennefeld a la BBC.

3. Podrías tener la tentación de autodiagnosticarte

Hace muchos años que hay disponible 'online' mucha información sobre síntomas y enfermedades gratuitamente.

Sin embargo, con una tecnología cada vez más sofisticada los pacientes disponen de una serie de herramientas que les permiten escanearse e incluso realizarse pruebas genéticas.

Incluso organismos públicos como el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido cuentan con aplicaciones con asistentes virtuales para ayudar a filtrar las consultas.

Sin embargo, un estudio realizado en 2016 por Sociedad Farmacéutica Real mostró que más de la mitad de los adultos británicos utilizan internet en lugar de ir al médico.

Además, una encuesta de la compañía de investigación Mintel concluyó que era probable que cada vez más jóvenes confiaran en la información sobre salud que encontraban 'online' más que en los médicos o farmacéuticos.

Y eso a pesar de las advertencias de las autoridades sanitarias: el British Medical Journal analizó 23 sitios web relacionados con la salud y concluyó que su diagnóstico fue correcto en solo el 34% de los casos.

4. Podrían hackearte

Una de las mayores preocupaciones en cuanto a la salud digital es la gran cantidad de datos obtenidos de los pacientes.

¿Son vulnerables a las filtraciones que se repitieron en la última década?

Hasta ahora, la lista de las mayores filtraciones de datos de todos los tiempos no incluye a ninguna empresa vinculada a la industria de la salud.

Pero a principios de este año unos hackers entraron en la base de datos de salud del gobierno de Singapur y recolectaron datos personales de 1,5 millones de personas, aproximadamente un cuarto de la población del país.

5. Puedes ser víctima (o no) de un algoritmo sesgado

Los entusiastas de la medicina digital argumentan que la tecnología llevará a una atención médica cada vez más personalizada.

Pero muchos creen que también puede llevar a situaciones incómodas para los pacientes.

Y eso se debe al sesgo del algoritmo, que se da cuando un sistema informático refleja los valores implícitos de los seres humanos que participan en su construcción.

Una serie de estudios sobre el uso de la inteligencia artificial destacan la necesidad de una representación más amplia en los equipos de desarrolladores, así como en los datos.

El organismo británico independiente Nuffield Council on Bioethics aseguró: "La inteligencia artificial podría funcionar peor cuando los datos son escasos o difíciles de recopilar digitalmente. Esto podría afectar a las personas con enfermedades raras u otras personas que están poco representadas en los ensayos clínicos y los datos de investigación, como los negros, los asiáticos y las poblaciones de minorías étnicas".

6. Puede que, después de todo, no te aporten ningún beneficio

Los estudios sobre el éxito de la salud digital han producido resultados variados.

Un ejemplo es un artículo de la Universidad Virginia Commonwealth que relaciona la tecnología que ayuda a contar calorías y a hacer deporte con trastornos de la alimentación.

Por otro lado, algunos estudios en el Reino Unido mostraron que se habían reducido los ingresos y las visitas domiciliarias entre los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

A principios de este año, un estudio de la Universidad de Bond, en Australia, reveló que solo se habían analizado 23 aplicaciones de salud y bienestar bajo los más altos estándares académicos, y que solo una funciona: GetHappy.

Hay un caso curioso en este sentido. Se trata de una aplicación desarrollada por el gobierno sueco para frenar el consumo de alcohol entre estudiantes universitarios (Promillekoll), que al final hizo que los estudiantes varones bebieran más, según un estudio publicado por la revista Addiction Science and Clinical Practice.

7. Podrías obtener lo contrario de lo que querías

Con más de 700.000 usuarios de 200 países distintos, Natural Cycles es una aplicación reconocida como el primer "anticonceptivo digital" certificado del mundo. Utiliza un método libre de hormonas basado en ciclos reproductivos e incluso fue aprobada por la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU.

Sin embargo, la aplicación y la compañía están en el punto de mira desde julio, cuando comenzaron a aparecer casos de embarazos no deseados.

Las autoridades sanitarias suecas informaron en enero que 37 de los 668 abortos practicados en un hospital de Estocolmo eran de mujeres que habían usado la aplicación.

En agosto, la Autoridad de Estándares de Publicidad del Reino Unido prohibió un anuncio de Natural Cycles en Facebook asegurando que exageraba la efectividad de la aplicación.

"Ningún método anticonceptivo es efectivo al 100%, y los embarazos no deseados son un riesgo con cualquier anticoncepción", dijo la compañía en un comunicado en agosto.

Natural Cycles asegura que los ensayos clínicos mostraron que su tasa de efectividad es del 93%. Lo corroboró independientemente la Agencia Sueca de Productos Médicos, que autorizó el uso de la aplicación.

Pero la agencia solicitó igualmente a Natural Cycles "que explicitase el riesgo de un embarazo no deseado en las instrucciones de uso y en la aplicación, para que los usuarios puedan tenerlo en cuenta".

También declaró que "seguirá los embarazos no deseados y controlará que no hay una desviación respecto a la cantidad esperada según la evaluación clínica".

"Empatizamos con todas las mujeres que experimentaron embarazos no deseados y entendemos que es una situación difícil. Sin embargo, el número (de embarazos registrados en el hospital) coincide aproximadamente con la cantidad de usuarios que tenemos en Estocolmo, es decir, el 5% del mercado. Concuerda con lo que esperamos de la aplicación", dijo a la BBC Radio 5 la directora técnica de Natural Cycles, Elina Berglund.

Fuente: BBC News

miércoles, 16 de enero de 2019

Cuáles son las 10 principales amenazas a la salud en 2019

Enfermedades no transmisibles, una nueva pandemia de gripe y la contaminación del aire integran el listado.

"El mundo se enfrenta a múltiples retos en salud. Estos van desde brotes de enfermedades prevenibles por vacunación como el sarampión y la difteria, el aumento de los informes de patógenos resistentes a los medicamentos, el incremento de las tasas de obesidad y el sedentarismo hasta los efectos en la salud de la contaminación ambiental y el cambio climático y las múltiples crisis humanitarias", sostiene la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la apertura del documento que reúne las principales 10 amenazas a la salud global en 2019.

Para hacer frente a estos y otros retos, este año marcará el inicio de un nuevo plan estratégico quinquenal del organismo para asegurar el acceso a la cobertura de salud, bienestar y emergencias.

Según el listado del organismo, los desafíos prioritarios en materia de salud para este año son:

Contaminación del aire y cambio climático

Nueve de cada diez personas respiran aire contaminado todos los días. En 2019, la OMS considera que la contaminación del aire es el mayor riesgo ambiental para la salud. Los contaminantes microscópicos en el aire pueden penetrar los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro, matando a 7 millones de personas en forma prematura cada año por enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas y pulmonares. Alrededor del 90% de estas muertes se producen en países de ingresos bajos y medios, con altos volúmenes de emisiones de la industria, el transporte y la agricultura, pero también por artefactos hogareños y combustibles.

La causa principal de la contaminación del aire (la quema de combustibles fósiles) también contribuye de manera importante al cambio climático, lo que repercute en la salud de las personas de diferentes maneras. Entre 2030 y 2050, se espera que el cambio climático cause 250.000 muertes adicionales por año, como consecuencia de la desnutrición, la malaria, la diarrea y el estrés por calor.

En octubre de 2018, la OMS celebró su primera Conferencia mundial sobre contaminación del aire y saluden Ginebra.Los países y organizaciones hicieron más de 70 compromisos para mejorar la calidad del aire. Este año, la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Clima, en septiembre, tendrá como objetivo fortalecer la acción y la ambición climáticas en todo el mundo. Incluso si se logran todos los compromisos asumidos por los países para el Acuerdo de París, el mundo aún está en vías de calentarse más de 3 en este siglo.

Enfermedades no transmisibles

Las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas, son responsables de más del 70% de todas las muertes anuales en todo el mundo, es decir, de 41 millones de personas. Esto incluye a 15 millones de personas que mueren prematuramente, entre los 30 y 69 años.

Más del 85% de estas muertes prematuras se producen en países de ingresos bajos y medios. El aumento de estas enfermedades se debe a cinco factores de riesgo principales: el tabaquismo, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire. Estos factores de riesgo también exacerban los problemas de salud mental, que pueden originarse desde una edad temprana: la mitad de todas las enfermedades mentales comienzan a los 14 años, pero la mayoría de los casos no se detectan ni se tratan: el suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y los 19 años.

Entre muchas cosas, este año la OMS trabajará con los gobiernos para ayudarles a cumplir con el objetivo global de reducir la inactividad física en un 15% para 2030, a través de acciones tales como implementar el kit de herramientas de política ACTIVA para ayudar a que más personas estén activas todos los días.

Pandemia global de influenza

El mundo enfrentará otra pandemia de influenza, aunque no se sabe cuándo llegará y qué tan grave será, pronostica la OMS; que supervisa constantemente la circulación de los virus de la influenza para detectar posibles cepas pandémicas: 153 instituciones en 114 países participan en la vigilancia y respuesta globales.

Cada año, la OMS recomienda qué cepas deben incluirse en la vacuna contra la gripe para proteger a las personas de la gripe estacional. En caso de que una nueva cepa de gripe desarrolle un potencial pandémico, la OMS ha establecido una asociación con todos los actores principales para garantizar un acceso efectivo y equitativo a los diagnósticos, vacunas y antivirales (tratamientos), especialmente en los países en desarrollo.

Entornos frágiles y vulnerables

Más de 1.600 millones de personas (22% de la población mundial) viven en lugares donde las crisis prolongadas (a través de una combinación de desafíos como la sequía, el hambre, los conflictos y el desplazamiento de la población) y los servicios de salud débiles los dejan sin acceso a la atención básica.

Los entornos frágiles existen en casi todas las regiones del mundo, y aquí es donde la mitad de los objetivos clave en los objetivos de desarrollo sostenible, incluida la salud infantil y materna, siguen sin cumplirse.

Resistencia antimicrobiana

El desarrollo de antibióticos, antivirales y antimaláricos son algunos de los mayores éxitos de la medicina moderna. Pero el tiempo de estos medicamentos se está acabando. La resistencia a los antimicrobianos (la capacidad de las bacterias, parásitos, virus y hongos para resistir estos medicamentos) amenaza con devolvernos a épocas en que no podíamos tratar fácilmente infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea y la salmonelosis. La incapacidad para prevenir infecciones podría comprometer seriamente la cirugía y los procedimientos como la quimioterapia.

Resistencia a la tuberculosis: Las drogas son un obstáculo formidable para combatir una enfermedad que causa que alrededor de 10 millones de personas se enfermen y que 1,6 millones mueran cada año. En 2017, alrededor de 600.000 casos de tuberculosis fueron resistentes a la rifampicina, el fármaco de primera línea más eficaz; y el 82% de estas personas tenía tuberculosis multirresistente.

La resistencia a los medicamentos está impulsada por el uso excesivo de antibióticos en las personas, pero también en los animales, especialmente en aquellos que se utilizan para la producción de alimentos, así como en el medioambiente.

Ébola y otros patógenos

En 2018, la República Democrática del Congo vivió dos brotes distintos de ébola, que se extendieron a ciudades de más de 1 millón de personas. Una de las provincias afectadas también se encuentra en una zona de conflicto activo.

La OMS cuenta con un plan de investigación y desarrollo que identifica enfermedades y patógenos que pueden causar una emergencia de salud pública pero que carecen de tratamientos y vacunas efectivos. Esta lista de seguimiento para I+D prioritarios incluye el ébola, varias otras fiebres hemorrágicas, Zika, Nipah, coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y la enfermedad X, que representa la necesidad de prepararse para un patógeno desconocido que podría causar una grave epidemia.

Débil atención primaria de salud

La atención primaria de salud suele ser el primer punto de contacto que tienen las personas con su sistema de atención médica, y lo ideal es que se brinde una atención integral, asequible y apoyada en la comunidad durante toda la vida.

La atención primaria de salud puede satisfacer la mayoría de las necesidades de salud de una persona en el transcurso de su vida. Los sistemas de salud con una fuerte atención primaria son necesarios para lograr la cobertura universal. Sin embargo, muchos países no cuentan con instalaciones adecuadas para brindar el primer nivel de atención.

Dudas sobre las vacunas

Las dudas sobre las vacunas (la renuencia o el rechazo) amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra las enfermedades prevenibles por vacunación. La vacunación es una de las formas más rentables de evitar la enfermedad: actualmente previene de 2 a 3 millones de muertes por año y podrían evitarse otros 1,5 millones si se mejorara la cobertura mundial.

El sarampión, por ejemplo, registró un aumento del 30% en los casos a nivel mundial. Las razones de este aumento son complejas, y no todos se deben a las dudas sobre las vacunas. Sin embargo, algunos países que estaban cerca de eliminar la enfermedad han visto un resurgimiento.
  
Los trabajadores de la salud, especialmente los del primer nivel de atención, siguen siendo los asesores más confiables e influyentes en las decisiones de vacunación, y deben recibir apoyo para proporcionar información confiable sobre las vacunas.

En 2019, la OMS incrementará el trabajo para eliminar el cáncer de cuello de útero en todo el mundo al aumentar la cobertura de la vacuna contra el VPH, entre otras intervenciones. También puede ser el año en el que se detenga la transmisión del virus salvaje de la polio en Afganistán y Pakistán.

Dengue

El dengue, una enfermedad transmitida por mosquitos que causa síntomas similares a la gripe y puede ser letal y matar hasta el 20% de las personas con dengue grave, representa desde hace décadas una amenaza creciente.

Se estima que el 40% del mundo está en riesgo de contraer dengue y hay alrededor de 390 millones de infecciones al año. La estrategia de la OMS tiene como objetivo reducir las muertes en un 50% para 2020.

VIH

El progreso logrado contra el VIH fue enorme en cuanto a que las personas se realicen los testeos, les proporcionen antirretrovirales (22 millones están en tratamiento) y tengan acceso a medidas preventivas, como una profilaxis previa a la exposición (PrEP, que es cuando las personas en riesgo de VIH tomar antirretrovirales para prevenir la infección).

Sin embargo, la epidemia continúa. Casi un millón de personas por año mueren de VIH/SIDA. Desde el comienzo de la epidemia, más de 70 millones de personas contrajeron la infección y alrededor de 35 millones de personas murieron. En la actualidad, alrededor de 37 millones viven con VIH en el mundo. Llegar a personas como trabajadoras sexuales, personas en prisión, hombres que tienen sexo con hombres o personas transgénero es un gran desafío. A menudo estos grupos están excluidos de los servicios de salud. Un grupo cada vez más afectado por el VIH son las niñas y mujeres jóvenes (de 15 a 24 años de edad), que tienen un riesgo particularmente alto y son responsables de 1 de cada 4 infecciones por VIH en el África subsahariana, a pesar de ser solo el 10% de la población.

Este año, la OMS trabajará con los países para apoyar la introducción del autotest para que más personas que viven con el VIH conozcan su estado y puedan recibir tratamiento (o medidas preventivas en el caso de un resultado negativo).

Fuente: Clarín

martes, 15 de enero de 2019

La promesa mundial de la salud digital

Internet, dispositivos móviles y tecnologías digitales están ampliando el acceso a consulta médica.

Tecnología y saludEn su reciente y exitoso libro ‘Factfulness’, el ya fallecido experto en salud mundial Hans Rosling mostraba que horrores tales como los desastres naturales, los derrames de petróleo y las muertes en el campo de batalla siguen una clara tendencia descendente, mientras que la productividad de las cosechas, las tasas de alfabetismo y otros indicadores de desarrollo están en alza. Basándose en hechos y datos comprobados, Rosling sostuvo que hay motivos para el optimismo, aunque el mundo parezca cada vez más caótico. 

También los hay en el ámbito de la salud mundial, por una sencilla razón. Así como la Revolución Industrial produjo avances trascendentales en medicina, la actual revolución digital nos permitirá mejorar la atención de la salud en modos que hace apenas unos años habrían sido difíciles imaginar.

Casi todos los países del mundo se han comprometido a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, una agenda internacional para la mejora del bienestar de la humanidad y del planeta que es su sostén. En relación con la salud mundial, los ODS apuntan a eliminar las muertes infantiles por causas evitables y las grandes epidemias, y alcanzar la cobertura universal de salud.

Pese a ser sumamente ambiciosos, los ODS son claramente alcanzables. Solo necesitamos aprovechar las oportunidades ofrecidas por internet, los dispositivos móviles y otras tecnologías digitales, que ya están ampliando el acceso a la atención médica y mejorando su calidad en comunidades remotas.

Tomemos por ejemplo la India. Hace unos meses, el gobierno del primer ministro Narendra Modi presentó el ‘Modicare’, el programa de seguro médico con financiación estatal más grande del mundo, que cubrirá a más del 40 % de los 1.300 millones de ciudadanos indios. El Gobierno apunta a detener el incremento de enfermedades no transmisibles (ENT) como la diabetes y el cáncer, y al tiempo ahorrar a las familias gastos en salud causantes de pobreza. En un país del tamaño de la India, un programa de esta naturaleza depende en gran medida de la tecnología, para conectar a la gente con los servicios sanitarios, almacenar y analizar datos de los pacientes, y evitar errores catastróficos por la mezcla de historiales médicos. 

Acceso digital

La tecnología digital también habilita el acceso de pacientes en áreas remotas a los profesionales médicos más capacitados. El programa de telemedicina de la Fundación Novartis en Ghana logró que el 70 % de las consultas médicas se gestione por teléfono, lo que ahorra a los pacientes trabajosos traslados a centros de atención primaria. Igual sucede con un modelo de telemedicina en Colombia.

Las tecnologías digitales también están revolucionando la capacitación médica. En regiones aisladas, es común que los trabajadores sanitarios deban hacer largos trayectos a pie para recibir capacitación, e inevitablemente muchos terminan sin la formación que necesitan. Pero ahora los proveedores de atención médica pueden recibir capacitación por medio de teléfonos inteligentes y tabletas. Una de nuestras entidades asociadas, Last Mile Health, creó una plataforma digital enteramente dedicada a la capacitación comunitaria en salud. Estas y otras iniciativas están descentralizando la provisión de atención médica y la capacitación relacionada, y empoderando a los profesionales locales (esto es esencial para alcanzar la cobertura universal de salud).

No hace falta decir que las tecnologías digitales también impulsarán la próxima ola de terapias revolucionarias. En el campo de los ensayos clínicos, la tecnología de redes sociales mejoró la eficiencia de los procesos de reclutamiento, en tanto que la inteligencia artificial y el análisis predictivo han permitido acelerar la realización de los ensayos.

Pero de todas las tecnologías del espectro digital, la que producirá algunas de las mejoras más significativas será la banda ancha. En los países de bajos ingresos, el acceso a internet de alta velocidad puede generar cambios en todos los niveles del sistema sanitario.

Pero la construcción de infraestructuras de banda ancha en países escasos de recursos es un desafío complejo. Muy a menudo, los servicios sanitarios digitales están fragmentados entre diversos organismos estatales, empresas y organizaciones no gubernamentales, lo que lleva a una gran duplicación de esfuerzos y a que se desaprovechen oportunidades de colaboración. Un caso ejemplificador es Uganda, donde en 2012 había tantos proyectos sanitarios digitales incompatibles que el Gobierno tuvo que poner una moratoria temporal a todos ellos.

El Grupo de Trabajo sobre Salud Digital de la Comisión de Naciones Unidas sobre la Banda Ancha, copresidido por la Fundación Novartis, está trabajando con especial énfasis en el uso de la tecnología para mejorar la atención de las ENT. Durante la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre, la Comisión publicó el informe ‘The Promise of Digital Health: Addressing Non-communicable Diseases to Accelerate Universal Health Coverage in LMICs (La promesa de la salud digital: el tratamiento de las enfermedades no transmisibles para acelerar una cobertura sanitaria universal en los países con ingresos bajos y medios)’. El objetivo es ofrecer a las autoridades y demás partes interesadas recomendaciones pragmáticas que las ayuden a reimaginar modos de aplicar las tecnologías digitales al tratamiento de las ENT.

Integrar iniciativas

Es evidente que los gobiernos deben esforzarse en aumentar la integración interministerial de las iniciativas de salud digital y coordinar el trabajo con entidades privadas y sin fines de lucro en la medida de lo posible. Una colaboración de ese tipo ya se da en lugares como Filipinas, donde hay un comité nacional específico encargado de supervisar diversas iniciativas en digitalización de servicios sanitarios, lo que crea un entorno ideal para la innovación digital. Pero la tecnología digital no es una panacea, así que hay que elegir bien las prioridades. La primera debería ser dar más importancia a los resultados. En muchos países, a los proveedores sanitarios se los recompensa por las tareas que realizan, no por los resultados finales; esto puede cambiar con el uso de tecnologías digitales orientadas a los resultados.

Una segunda prioridad es mejorar el alfabetismo en datos. Las tecnologías digitales permiten capturar y analizar datos para extraer conocimiento en todos los niveles, desde la biología individual hasta las pautas mundiales de las enfermedades. Los programas de estudio destinados a proveedores y administradores de servicios sanitarios deberían incluir formación en estadística, gestión de datos y análisis de datos, para que puedan seguir el ritmo de los avances digitales. Una prioridad final es tener presente que la tecnología digital solo es valiosa cuando se la usa para mejorar el funcionamiento de los sistemas. Los médicos no deberían pasar más tiempo ingresando datos que atendiendo a los pacientes. Felizmente, cuando se la aplica bien, la tecnología digital ayuda a automatizar el proceso, liberando a los profesionales para que hagan lo que mejor saben hacer.

Han pasado tres años desde que el mundo ratificó los ODS, que incluyen como metas a corto plazo alcanzar la cobertura universal de salud y el acceso universal y asequible a internet. Los avances recientes muestran que hay motivos para confiar en que lo lograremos, pero eso depende de que sepamos aprovechar la revolución digital en beneficio de todos.

Fuente: El Tiempo

lunes, 14 de enero de 2019

Medida cautelar ordena a ObSBA cobertura de prestaciones médicas y asistenciales para afiliado con discapacidad

El Juzgado de Feria N°3 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad hizo lugar a la medida cautelar y ordenó a la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires (ObSBA) que provea la cobertura de salud a un afiliado con discapacidad.

Cobertura durante la FeriaLas actuaciones se iniciaron por la presentación de una mujer, en representación de su esposo, contra ObSBA para que se le ordenara "la cobertura de acompañamiento de enfermería permanente las 24 horas, los 7 días de la semana incluyendo la de profesionales sean o no prestadores de la obra social más la provisión de cama ortopédica eléctrica (...) y la entrega de insumos mínimos para que la internación domiciliaria se desarrolle con la idoneidad que la misma demanda".

Según consta en el expediente, el actor presenta una amputación de los dos miembros inferiores y una severa insuficiencia coronaria, diabetes tipo! insulinodependiente y anemia crónica.

En este escenario, el juez habilitó la Feria y ordenó a la entidad que en el plazo de dos días, disponga la cobertura integral del tratamiento médico prescripto por los profesionales tratantes, con el objeto de garantizarle y asegurarle de manera efectiva y cierta las prestaciones médicas y asistenciales necesarias, hasta tanto se dicte sentencia definitiva.

El magistrado dio por acreditado que la solicitud formulada por la demandante, acerca de "la total e integral cobertura por la prestación de cuidador durante las 24 horas de lunes a domingo, como así también la provisión de una cama ortopédica eléctrica y la entrega de los insumos mínimos necesarios para que la internación domiciliaria se desarrolle correctamente’, concuerda con las prescripciones médicas provenientes de la médica tratante.

"De acuerdo a lo expuesto, y teniendo en consideración los bienes jurídicos dignos de protección, resulta necesario disponer cautelarmente que la obra social demandada ponga a disposición los recursos necesarios para asegurar una asistencia integral y provisoria a fin de garantizar las prestaciones médicas y asistenciales según el tratamiento médico recomendado, hasta tanto recaiga resolución definitiva en la presente causa", explicó.

Y añadió: 'Ello por cuanto la labor de las obras sociales, en tanto tienden a preservar bienes jurídicos como la vida, la salud, la seguridad y la integridad de las personas, adquirirían, prima facie, un compromiso social con sus afiliados".

De este modo, el juez concluyó que el dictado de la cautelar “no ocasiona un grave perjuicio a la demandada”, pero sí se podría evitar, en cambio, un posible “agravamiento en el estado de salud de la parte actora al garantizarle las prestaciones médicas y asistenciales necesarias”.


Conforme las normas vigentes se hace saber que las sentencias que se replican en este blog son de carácter público y sólo el órgano jurisdiccional del que emana la decisión impondrá limitaciones a su publicación por razones de decoro o en resguardo de la intimidad de la parte o de terceros que lo hayan solicitado de manera expresa.